CIEN, DOSCIENTOS, DOS MIL…, Y UN PASEO POR LA HISTORIA. Marcial Poveda

CIEN, DOSCIENTOS, DOS MIL…,

Y UN PASEO POR LA HISTORIA

Vivimos inmersos en una sociedad en la que hay que estar sacando números de forma continuada, y convertirnos todos nosotros en administradores de lo que es nuestro o de lo que se nos confía. Si hay una partida que hay que cuadrar, ésa es el presupuesto. Y en Monóvar se ha cuidado mucho de que no faltaran fondos para hacer El Veïnat, una publicación de nombre perfecto, pensada para que el vecindario tenga un instrumento de expresión en libertad, continuadora de una tradición centenaria interrumpida durante demasiado tiempo, siempre bien acogida y esperada, que a los monoveros nos satisface, y que ahora nos honra mucho el hecho de haber podido llegar al número 200, que es precisamente éste: el que tiene usted en sus manos.

Y añádale otro dato: tiene El Veïnat 22 años cumplidos, la misma edad que la Constitución Española; una edad joven y madura, responsable, interesante… Y pasa por un momento en el que es muy demandado por todo el pueblo, porque ya ha adquirido una personalidad y una solera. En este recorrido de los 22 años y los 200 números se ha modificado el formato en varias ocasiones, se ha cambiado de rumbo, se le ha dado mayor tratamiento a unas cosas en demérito de otras; pero en definitiva, se ha plasmado todo el devenir de las motivaciones y preocupaciones de nuestro pueblo, porque está cumpliendo su papel principal, el de ser termómetro (que incluso nos indica la temperatura social y política, y el bullir de lo cultural y deportivo) del acontecer cotidiano, convirtiéndose en un elemento imprescindible de consulta para saber todo suceso histórico contemporáneo de nuestra ciudad.

Las cifras mandan, y aunque siempre sea así, este año nos persiguen: Ya tiene Monóvar cien años con el título de Ciudad, lo que significa un reconocimiento a su importancia, la garantía de sus señas de identidad, la solvencia de su rancio abolengo; es un momento de serena reflexión sin detenernos en nuestro camino, y de congratularnos todos por tan magno acontecimiento.

Pero aún hay más motivos de celebración: Venciendo las profecías catastrofistas que pronosticaban malos augurios, hemos vivido y saboreado el año dos mil, que nos abre las puertas a un nuevo siglo y a un nuevo milenio. Somos testigos de este acontecimiento que marca nuestras vidas, y aunque no le han faltado amenazas, lo hemos pasado trabajando y en un clima de buena convivencia y animada vecindad. Los monoveros del tiempo presente nos felicitamos por tan buenas cifras y hacemos votos para que, bajo el manto de la Virgen del Remedio y la buena gestión política y empresarial, sean signos de paz y de prosperidad.

Y un paseo por la historia

Junto a este número conmemorativo de El Veïnat se entrega gratuitamente un opúsculo conteniendo un relato que el escritor monovero Demetrio Mallebrera Verdú (pregonero de las significativas Fiestas septembrinas del 2000) ha donado a su Ciudad con motivo del Centenario. Su título es muy expresivo, «Un sueño de nobleza», porque el autor siempre ha creído que tras una personalidad tan marcada y «ennoblecida» como la de los monoveros, debería de existir un hecho histórico muy significativo.

Se trata de una narración breve de historia-ficción, que con un estilo directo y de fácil lectura, nos cuenta la estancia en Monóvar del rey Jaime I el Conquistador, en una fecha que pudo ser cierta, aunque no consta en las crónicas (se une al relato un escrito del profesor de historia medieval, Pedro Picatoste, que nos habla de esa posibilidad); pero que sirve para que Demetrio Mallebrera se adentre en la Edad Media y describa el pueblo de Monóvar del año 1265, tal y como él lo imaginó, recreándose en todo tipo de detalles.

La ilustración es del reconocido y magistral pintor monovero Enrique Vidal Pina, quien, además de mostrarnos su peculiar estilo, ha sabido plasmar, en un cuadro hecho a plumilla, lo esencial de esta narración.

Marcial Poveda Peñataro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.