LUCES Y SOMBRAS

LUCES Y SOMBRAS

Las razones expuestas con el fin de no celebrar el fallo Azorín de novela en Monóvar, como en un principio se anunció, teniendo como escenario los salones de la Sociedad Cultural Casino de Monóvar, no presentan las suficientes dosis de convicción para ser aceptadas. Cuando todos los indicios apuntaban a que por fin se vislumbraba la luz, surgen unas sombras que alimentan y conducen a la confusión.

La confirmación de este evento por parte de la prensa provincial dio posteriormente paso al «donde dije digo, diego Diego».

Ante la realidad, el ciudadano de a pie se merece alguna explicación más sólida que la esgrimida por parte del ente provincial.

¿Qué razones han originado esta frustración que venimos arrastrando varias ediciones?

¿Negativa de Planeta? Las ya consabidas y tan cacareadas ¿razones logísticas o de infraestructura? Tal vez, ¿razones de índole «extracultural»? o, simplemente, ¿personalismos?, nunca quisimos creer en él.

No dudamos de la buena fe e interés de aquellos sobre los que recae la responsabilidad, a nivel local, en realizar las gestiones oportunas para llevar a feliz término lo por todos ansiado. Pero ante semejante situación, la falta de explicación ha hecho mella en la masa social del casino y en todos los amantes de la literatura. Desde la primera autoridad local pasando por el edil del área cultural hasta alcanzar la junta directiva del casino, Casa Museo Azorín y Tertulia » Amigos de Azorín» el mutismo ha sido total.

¿Cuál es el rescoldo que perdura en nosotros tras semejante decepción? Debido al sentimiento de desconfianza que nos invade, sólo queda saber si realmente se celebrará el tal nominado fallo en Monóvar, en junio de 2003 (en los jardines de la sociedad) o de nuevo surgirán las consabidas razones, «razones» que podríamos en este caso denominarlas meteorológicas, por no decir «tormentosas», tan usuales en esas fechas. Con un pequeño ejercicio mental recodaremos las habidas cuatro años atrás. O quizá, ¿otros compromisos previos? O de ¿marketing? desde la misma editorial.

Monóvar, por su tradición cultural, junto a la vinculación del maestro con el casino es merecedora de lo mejor.

Marcial Poveda Peñataro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.