Vida y Muerte de Pasqual Molina y Tolmos

Fuí nacido en Aspe en esta centuria, el dia 14 de Junio del año 1809; mis difuntos padres, labradores, en el partido de 1La Horna, donde pasé mi infancia. Á los 16 años, me impuse en la facultad que profeso, me separé de mis padres el año 1828 para servir de mancebo en el pueblo de Veniel, jurisdicción de Múrcia, distante, dicho pueblo de Orihuela, sobre una hora de camino, donde sufrí la calamidad de los terremotos.

Torre-vieja se ha asolado
Almoradí, qué dolor;
Hasta los niños de pecho
Cantaban el Santo Dios.
Dia de Sábado Santo
Antes de tocar á gloria
Del terremoto furioso
Pedíamos misericordia.

Eran los terremotos tan furiosos, que uno de los dias sentí tocar las campanas; la superficie de la tierra parecian las olas del mar, esperando que la tierra se abriera y nos tragara. De este pueblo me trasladé á Valencia con objeto de estudiar cirujía, y como quiera que no había Universidad, al año siguiente regresé á Aspe, y luego me pasé á esta población de Monóvar, donde resido. Por último, partí para Madrid, donde cursé la Anatomía, y como quiera que no sufrí el exámen de reválida, los Sres. D. Liborio Cañizares y D. José Martínez, ambos cuñados, cirujanos de 3ª clase, romancistas, me privaron por espacio de dos años toda clase de curaciones de cirujía. Por último, sufrí el exámen de reválida el año 1849, y desde aquella fecha he prestado muchos servicios á la humanidad, tanto en esta población, como en extramuros, por lo que obtuvo buena reputación, tanto en dicho pueblo como en todo su término.
Invadió el cólera-morbo-asiático á esta población monovense por espacio de cuatro años y durante la epidemia practiqué mi facultad; pero los más fulminantes, en los años2 1834 y 1854, me presté voluntariamente al Ayuntamiento y Junta de Sanidad que regía en aquella fecha, con objeto de asistir á los coléricos; me ofrecí y asocié á D. Tomás Poveda; mayor médico puro, por lo cual no había tiempo para comer ni descansar las más de las noches. Á efecto del muchísimo trabajo, una de las noches se desmayó mi compañero á la una de la madrugada en la calle de la Isleta, y le dige: retírate, que lo que tienes es cansancio; lo verificó en casa de D. Máximo Rico, vicario de esta parroquia de Monóvar, donde tenía su pupilaje y hospedaje, y sin embargo de esto, yó visité hasta las tres de la mañana y me presenté en casa del Ayuntamiento, donde estaba la Junta de Sanidad, y les dije á estas dos corporaciones: Señores; aunque un compañero me ha faltado, yó he cumplido con mi deber -y continué diciéndoles- en mi comportamiento y asistencia, he imitado al Excmo. Sr. D. Trino Gonzales de Quijano, gobernador civil de la provincia de Alicante, víctima por la caridad en 15 de Setiembre de 1854. Hablaría mucho sobre toda clase de enfermedades de nuestro cuerpo humano, y solo diré de una pulmonía y dolor de costado, pues bien; cuando se presente un caso de estos, el facultativo, en el periodo de su enfermedad, purgará al paciente, y cuando haya arrrojado la bilis ó escremento, debe recurrir á las sangrias generales, y hasta que la arteria esté en caja, sangrías y más sangrias, y cuando quedare algun resentimiento en la parte dañada, recurrirá á la sangria local, la cual es la aplicación de las sanguijuelas porque al hacer más evacuaciones, perjudicaría al enfermo y lo debilitaría.
Tener presente que nuestro cuerpo humano depende de bilis y la masa general de la sangre, de suerte que si nos acostumbrásemos á purgarnos á menudo, no habrian tantas enfermedades.
El año 1843, contraje una hemorragia de sangre por las vías superiores, por lo cual estuve por espacio de dos años, y en este tiempo tenia que sangrarme todos los meses propinándome lo señores facultativos D Tomás Poveda, D. Antonio Gutierrez y D. Alejandro Rico, en medicina y cirujía, y por último tuve que recurrir al vegetal ortigas para cocimiento, á la cola de pescado y al líquen para un jarabe, y de este modo pude la conseguir la salud.

Pronosticación y sucesos
de las enfermedades

1º Si alguno enfermare en el propio dia de la conjunción de la luna, se ha de temer hasta 21, 24 y 28 dias de la enfermedad; pero después señala salud.
2º Aquí señala peligro hasta el dia 14; después señala salud
3º Aquí señala que con poco trabajo, pronto quedará libre.
4º Aquí denota grande peligro hasta el dia 21 y pasado este dia se salvará.
5 º Aquí señala grave enfermedad pero no mortal
6º Señala que si luego estuviese bueno tendrá gravosa enfermedad; pero cinco días de la luna del otro mes cobrará salud.
7º Señala que pronto estará mejor.
8º Señala que, si dentro de 12 o 14 dias no estuviese bueno, peligrará.
9º Señala enfermedad grave, pero no mortal.
10º Señala peligro de muerte antes de 15 dias.
11º Señala que presto sanará, ó que luego morirá.
12º Señala que si dentro de 15 dias no estuviese bueno, peligrará.
13º Señala trabajosa enfermedad hasta los 18 dias, lo cual si se librase sanará.
14º Señala que estará enfermo hasta los 15 días, pero que de allí en adelante convalecerá.
15º Si dentro de 14 dias no estuviese bueno, pasará peligro de muerte, como quiere otro autor vendrá á grandísimo extremo.
16º Señala que padecerá hasta los 28 dias, y si pasare, sanará.
17º Señala salud si pasare de 18 dias.
18º Si luego sanare, la enfermedad será grave con peligro de muerte.
19º Señala que presto tendrá salud si lleva buen método
20º Señala peligro de muerte esta 6 ó 7 dias, del cual si se librare sanará.
21º Si dentro de 10 dias no muere, á la luna del mes siguiente señala salud.
22º Dentro de 10 dias ó 12 cobrará salud.
23 Aunque molestia, al otro mes bueno.
24 Si dentro de 22 dias no está bueno, á la luna del mes siguiente señala peligro de muerte.
25 Si dentro de 6 dias no muere, aunque con trabajo quedará libre.
26 Grave enfermedad y peligrosa.
27 Señala que de una enfermedad caerá en otra.
28º Señala peligro de muerte antes de 27 dias.
29 señala que poco á poco recobrará salud.
30º Trabajosa enfermedad, pero con cuidado y diligencia cobrará presto salud.


Si nos trata castigar
Dios, del microbio severo,
No tenemos que aclamar
Á la Virgen del Remedio


Todo el que tiene dinero
Se nos trata de marchar
Y los pobres sin consuelo
Dicen vamos aclamar
Á la Virgen del Remedio.


De Monóvar protectora
Os llamais por raro medio,
Pues sois madre del Remedio
Remediarnos gran señora.


La divina de la aurora
Que á todos nos das consuelo
Sea nuestra intercesora
Y todos te aclamaremos
Remedio remediadora


Dichoso será este pueblo
Si en microbio que reina
Nos dará salud y consuelo
Y á todos salvarnos puede
Nuestra madre del Remedio


Por medicinas iremos
Que vos sois la intercesora
Y todos nos salvaremos
Con recetas firmadas
Madre de los Remedios


Astro sagrado del cielo
No nos trates de olvidar
Darnos salud y consuelo
Para poderte invocar
Virgen Santa del Remedio


Á mi paso les comprendo
Lo que podría ocurrir
Que por falta de alimentos
No nos dejará morir
Nuestra madre del Remedio.


De este apuro que nos vemos
Vos nos teneis que salvar;
Misa y sermón te diremos
Y la orquesta ha de tocar
Pues sois madre del Remedio

10ª
Te aclamamos con esmero
Que eres la remediadora
Dadnos salud y consuelo
Líbranos de mala hora
Virgen santa del Remedio

11ª
Qué tristeza y desconsuelo
Pueden los pobres aclamar;
Pues porque tienen dinero
Algunos se han de acordar
De nuestra madre del Remedio.

Á consecuencia de lo antedicho referente á la emorrágia de sangre que tuve por las vías superiores en el año 1849, mi fallecimiento se verificará en tiempo frio, como por ejemplo, en los meses de Diciembre, Enero, Febrero y Marzo.
Mi familia tendrá presente que mi cadáver sea sepultado en un nicho
Monóvar 10 de Enero de 1889
Por Pascual Molina.

-Fin-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *